“Federica and Co”, ¿un Concept Store o el paraíso?

Sigue a Embelezzia

Entrada Federica and Co

El otro día, paseando por el barrio de Salamanca, de repente pasé por delante de un portalón – de esos que tienen las casas buenas de esta zona, con paso de carruajes. Al fondo se adivinaba un jardín frondoso, en medio del cual destacaba una fuente cuajada de flores fucsias. Era tal la belleza y tranquilidad que irradiaba el lugar que, entré de puntillas para curiosear un poco.

A medida que iba avanzando por un empedrado de adoquines, flanqueada por una muralla de hiedra que parecía no acabar nunca, iba viendo repartidas, a derecha y a izquierda, butacas vintage en loneta blanca, que amarilleaban por haber estado expuestas al sol de muchos veranos, mezcladas con sillas de madera, grandes tiestos de hortensias y uno precioso de margaritas encima de una silla de forja envejecida, o ¿era una carretilla?

Fuente flores

Detrás de una gran cristalera, y de una barra de madera, vi a una chica con mucho estilo que encendía velitas repartidas por lo que parecía ser una gran sala diáfana, atestada de objetos.

A la derecha, justo antes de entrar, había una casita de madera, de esas prefabricadas, de cuya puerta y ventana colgaban las cosas más variopintas y coloridas que quepa imaginar: collares, bolsos, camisas, chaquetas, etc. Todo parecía hecho artesanalmente, salvo unas slippers, colocadas de forma muy graciosa en los peldaños de una escalera de madera, que “apestaban” a Missoni.

Slippers Missoni

Todavía estaba preguntándome qué pintaban unas Missoni en aquel lugar, cuando descubrí, sentadas medio ocultas detrás de un arbusto, a Dana Alikhani y a Tatiana Santo Domingo zampándose un enorme bocadillo. Entonces, caí en la cuenta de que había ido a parar al territorio de las Muzungu Sisters.

Las saludé y les di la enhorabuena por haber montado su chiringuito en un sitio tan mágico. Me contestaron, muy amables, como pudieron (teniendo en cuenta que estaban masticando a dos carrillos). ¡Quién me iba a decir a mi que estaban en Madrid para recoger el premio “Moda Solidaria” que les entregaba la revista Telva esa misma noche y, lo más importante de todo, que podía haber sido una de las primeras en enterarme de que Tatiana estaba embarazadísima! Aunque, en honor a la verdad, no me di cuenta, porque no se levantaron…

Tienda Federica and Co

Procurando respetar lo que les quedaba de intimidad, entré en la tienda. En seguida me sentí teletransportada a la Provenza francesa. Me llamó mucho la atención la restauración de lo que parecían dos butacas unidas, a mitad de camino entre una chaiselongue y un “Tú y yo”.

Con una gran sonrisa y una voz sorprendentemente ronca, la chica estilosa me preguntó si me podía ayudar. Cuando le dije quien era, me aconsejó que me dirigiese al otro extremo de la estancia donde, delante de una sofisticada y modernísima cocina metalizada, Carmen Quintana, responsable de comunicación de “Federica and Co”, parecía muy atareada detrás de su ordenador portatil.

Cocina Federica and Co

“Federica and Co “ es un concept store, el primero que se abrió en Madrid. Un espacio muy especial capaz de aunar dentro de un mismo recinto varias tiendas de diferentes estilos (Mimoki, Ana Corsini, Sister Jane, Yellow Stone), unidas sólo por el buen gusto y por Federica Barbanelli – el alma de este lugar -, una italiana criada en Francia que acabó viviendo en España donde se casó. Claro que ¡noblesse oblige! pues la madre de Federica tiene una tienda de antigüedades en la calle Ayala llamada Romano.

Vajilla

En la boutique de Federica podréis encontrar muebles “antiques”, suecos gustavianos o franceses del siglo XIX, mobiliario y objetos de decoración “vintage” con mucha pátina y sabor, y objetos modernos y sofisticados pertenecientes a las marcas danesas Madam Stoltz o Bloomingville.

Frascas

De lunes a jueves, de ocho y media de la tarde a doce y media de la noche, Federica también da clases de cocina para amateurs y principiantes. Cocina de mercado, de inspiración italiana y francesa, con ingredientes propios de cada estación que se compran a diario. El número máximo de alumnos que admite por clase son siete. Después de aprender a cocinar dos platos y el postre, los alumnos acompañados por Federica cenan lo que acaban de elaborar mientras disfrutan de una cata de vinos.

Vino Andresa Kubach

Andreas Kubach es un experto enólogo, CEO de la compañía “The Flying Cow”, que se acaba de unir a “Federica and Co”, empeñado en dar a conocer a los españoles una selección de vinos de calidad, procedentes de Sudáfrica y de Nueva Zelanda.

Corner The Flying Cow

Si estáis buscando un sitio especial donde celebrar vuestro cumpleaños, vuestra despedida de soltera, o la comida de Navidad de la empresa, y nos sois muchos (máximo doce personas), “Federica and Co”, concept store o paraíso, es la respuesta.

Más información | Federica and Co
En Embelezzia | Muzungu Sisters Pop Up Store en Madrid

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario