Roger Vivier: Process to Perfection, en el Museo Bata del calzado de Toronto

Sigue a

Catalogo Roger Vivier: Process to Perfection

El Museo Bata del calzado de Toronto ha decidido exponer, durante todo un año (hasta el 7 de abril del 2013), una muestra compuesta por 65 piezas – auténticas obras maestras -, titulada Roger Vivier: Process to Perfection que permitirá apreciar la trayectoria hacia la perfección de Roger Vivier, uno de los más grandes diseñadores de zapatos que ha dado el siglo XX.

La exposición presenta un exquisito abanico de algunas de sus mejores creaciones, elegantemente esculpidas y bordadas, que calzaron las mujeres más elegantes de la época. Algunas pertenecen a la colección del Museo Bata, pero otras provienen de préstamos amablemente cedidos por instituciones tan prestigiosas como el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, el Deutsches Ledermuseum de Alemania o el Museo Roger Vivier de París.

Poster Roger Vivier for Dior

Vivier se hizo famoso durante la década de los cincuenta, cuando comenzó a diseñar zapatos para Christian Dior, momento en el que sus creaciones pasaron a convertirse en la encarnación del glamour. A menudo innovadoras en su forma, y adornadas con profusión, los zapatos firmados por Vivier permitieron a este maître cordonnier hacerse con una prestigiosa clientela, y dejar su huella en la historia de la moda, lo que le valió el sobrenombre de “el Fabergé del calzado”.

Elizabeth Semmelhack, directora del Museo Bata, asegura que:

“Nos encantaría que los visitantes que acudan a contemplar esta exposición, saliesen siendo conscientes de los constantes esfuerzos de Roger Vivier a la hora de perfeccionar su savoir-faire en pos siempre de la perfección”.

Stiletto encaje brocado Vivier for Dior

La sensibilidad artística de Roger Vivier hizo que se animara a estudiar escultura en la Escuela de Bellas Artes, pero un amigo de la familia le ofreció un empleo en su fábrica de zapatos. Allí descubrió un oficio que le fascinó. A principio de los años treinta, Vivier fabricaba zapatos para clientes de renombre como Joséphine Baker y también diseñaba para la firma Bally.

Salon Coral by Vivier

La Segunda Guerra Mundial obligó a Vivier a cerrar su boutique. En 1941 aceptó la invitación del maestro zapatero Herman Delman, trasladándose a vivir a los Estados Unidos. Allí conoció a Suzanne Rémy que diseñaba sombreros y tocados, con quien colaboró durante tres años. Pero, coincidiendo con el final de la guerra, Vivier volvió a París.

Sombrero Suzanne et Roger Vivier

Conoció a Christian Dior durante una cena en 1949. Debido al contrato de exclusividad que tenía suscrito con Delman, la conversación se centró en los sombreros, y Vivier le propuso a Dior convertirse en su sombrerero. Pero esta idea no convenció a Dior. Volvieron a encontrarse, y esta vez el tema de conversación giró en torno a los zapatos. Dior, durante la década de los cuarenta, ya había colaborado con algunos de los más famosos diseñadores de zapatos como Salvatore Ferragamo; pero en ese preciso momento estaba a la busca y captura de un nuevo colaborador que se uniese a la Maison Dior para trabajar para ella en exclusiva.

Zapatos Vivier Museo Bata

Con tal de poderse garantizar los servicios y el buen hacer de Vivier, monsieur Dior firmó un contrato de cinco años con Herman Delman. Durante los dos primeros años del contrato, los modelos creados por Vivier se vendían bajo la etiqueta de Delman & Christian Dior. Sin embargo, tanto la clientela como la prensa sabían que Vivier era su diseñador. En 1955, Dior recompensó el éxito de Vivier concediéndole un honor inédito hasta la fecha: incluir el nombre de Roger Vivier en las etiquetas de los zapatos.

Scarpin Turquesas by Vivier

Vivier fabricó zapatos para Guy Laroche o Pierre Balmain. Sin embargo, el diseñador más importante con el que colaboró fue Yves Saint Laurent. Trabajando para Saint Laurent, Vivier lanzó dos de sus modelos más emblemáticos: las botas cuissardes, y el zapato de tacón bajo. Estas dos creaciones le valieron un reconocimiento inmediato como precursor de una nueva moda -aunque, quizá convenga precisar que estos dos modelos se inspiraron en la moda del siglo XVIII.

Photo Roger Vivier

En el año 1968, el mismo año en el que obtuvo el premio Neiman-Marcus, Vivier añadió a sus línea de accesorios guantes y foulards y, un año después, creó un nuevo servicio en su boutique: “Monsieur Vivier”, gracias al cual los caballeros podían encargarse zapatos sur mesure.

Imágenes | © The Metropolitan Museum of Art, © 2012 Bata Shoe Museum, Toronto, Canada
Más información | The Bata Shoe Museum
En Embelezzia | Subastado un escarpín Roger Vivier que perteneció a la princesa Soraya: 19.750 euros, Colección ‘Rendez Vous’ de Roger Vivier Otoño/Invierno 2011-2012

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario