Compartir
Publicidad

Dobladillar un pañuelo Hermès es todo un arte: nunca planches un enrollado

Dobladillar un pañuelo Hermès es todo un arte: nunca planches un enrollado
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

No sé si has intentado alguna vez hacer el dobladillo de un pañuelo de seda pero de fácil no tiene nada. La seda es ya difícil de coser, hacer un dobladillo perfectamente enrollado, terminarlo recto y sin arrugas, es tarea de artesanos. Los de Hermès tienen mucho oficio.

En Hermès, las personas que se dedican a este remate se les llama enrrolladoras y tardan seis meses en perfeccionar la técnica segun las exigencias de la firma, cuyos pañuelos han dado la vuelta al mundo del lujo varias veces.

Hay que dominar el punto oculto, un dobladillado sin agujero y sin nudo final. No planches ese trabajo artesanal porque nunca más volvería a ser el mismo, volver a darle la forma cilíndrica sería prácticamente imposible. Eso que te puede parecer una arruguita cada centímetro del borde del pañuelo es su distinción de pañuelo elaborado a mano.

Más información | Hermès En Embelezzia | Losange Hermès, el sin-corbata para hombre , Pañuelos de seda de Salvatorre Ferragamo

Temas
Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos