La creación olfativa Black XS L'Excés, en su edición "Rock my Skull"

Sigue a

XS_LEXCES_ROCK_MY_SKULL_2012

Entre excesos y sofisticación, rock duro y provocación, las calaveras han ido convirtiéndose, poco a poco, en auténticos totems y en el emblema de algunas firmas muy conocidas capitaneadas, por méritos propio, por Alexander McQueen, hasta ir degenerando en subproductos – en forma de zapatillas de andar por casa, ¡que algunos, “despistados”, se ponen para salir a la calle!

El diseñador Paco Rabanne, que siempre se ha caracterizado por abanderar el deseo de rebeldía de toda una generación, y que lleva en la sangre el espíritu del rock ha querido, para celebrar el primer aniversario de su perfume Black XS L’Excès, dar nuevamente prueba de una audacia voluntariamente subversiva – a un mismo tiempo moda y provocación -, recurriendo a la customización de estas calaveras, auténticos iconos del rock, en tres nuevos modelos (únicos en su género) para hacer show y que hablen de uno, aunque sea bien.

Iggy Pop para Rabanne

Estas calaveras, que conservan muchas reminiscencias tribales, se presentan en tres variantes: con mostacho y sombrero, con gafas de sol o, incluso, con corona como para eregirse en el rey del rock. Estas piezas realizadas en rodio cuelgan de una llavero para que, a modo de charm, puedas colgarlas de tu it bag preferido, de tu portátil o de lo que más rabia te dé, pues aportan un suplemento de estilo a todo lo que tocan.

Composicion calaveras

Los de Puig han creado un vídeo muy curioso en donde, sobre un fondo negro, va apareciendo la famosa calavera de metal rodiado. Luego, igual que hemos visto alguna vez que hacen en la revistas femeninas de alta gama con las propuestas de maquillaje, percibimos como si esta calavera la hubiesen dividido en tres franjas horizontales de igual tamaño. Las franjas son independientes y se pueden ir moviendo, hasta desaparecer para dejar sitio a una nueva franja que aporta una nueva propuesta tanto para el tocado, como para los ojos o para la garganta.

Esta creación olfativa envasada bajo el signo del exceso deja a su paso una estela que es un auténtico chute de adrenalina: un perfume amaderado capaz de desencadenar todos nuestros sentidos. Después de un primer acorde deflagrador gracias al limón y a la lavanda, su corazón parece embalarse gracias a un índice de placer aromático añadido por arte y magia del cypriol y del cistus. En el fondo, el acorde ambarino sube aún más la temperatura.

Black XS Rock My Skull Collector

La creación olfativa Black XS L’Excés, en su edición Rock my Skull, además de firmar esta composición con intensidad, hace gala de una audacia estética voluntariamente subversiva, con mucho de provocación, y un punto de irrisión en lo referente a la moda que me divierte. A vosotros qué, ¿os da yuyu o un subidón de adrenalina?

Más información | Paco Rabanne Parfums
En Embelezzia | Los códigos de marca de Paco Rabanne, el diseñador ‘metalúrgico de la moda’

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario