La Fundación Botín estrena sede en Madrid

Sigue a

fundacion-botin-portada.jpg

El mes pasado acudíamos como invitados a la entrega de galardones que cada año (y ya van 11) hace entrega la Fundación Integra a las empresas y organismos más destacados en la lucha por la inserción laboral de personas de colectivos de exclusión social y discapacitados intermediando entre entidades sociales y empresas. El acto tuvo lugar en una todavía no inaugurada sede de la Fundación Botín en Madrid.

La primera reacción al recibir la invitación y ver la dirección fue de extrañeza por no saber dónde iba y es que el Barrio Salamanca tiene pocos sitios que por una razón u otra ya sean culturales o de moda o gastronomía se nos escapen tanto. La sorpresa al llegar fue la de encontrar un antiguo edificio industrial construido en 1920 por Gonzalo Aguado, que fue durante décadas una fábrica de platería y, en los últimos años, rehabilitado por Enrique Bardají, fue el buque insignia de la tienda de diseño y decoración Vinçon.

undacion-botin-escalera.jpg

MVN arquitectos, estudio capitaneado por Emilio Medina García y Diego Varela de Ugarte, en colaboración con el interiorista Juan Luis Líbano, deseaba recuperar la singularidad de la nave original consiguiendo un espacio acorde con la función para que estaba destinado, la de una fundación, sin que por ello perdiera su esencia, descubriendo la estructura original de acero y ladrillo y la expone abiertamente junto con los acabados de nueva ejecución, principalmente en madera de roble, acero y vidrio.

fundación-botin-atrio.jpg

A pesar de que el día era completamente gris, ya que caían chuzos de punta y perdón por la expresión, pero hacía frío, viento y diluviaba en Madrid, el buen hacer de los arquitectos ha conseguido que haya luz natural en todo el edificio, abriendo huecos en fachada y recuperando lucernarios que permanecían cerrados. Modificando la estructura interior se han podido conectar las dos plantas principales con un atrio en el vestíbulo de acceso.

Solo nos permitieron ver la planta baja, que es la que acoge las actividades destinadas al público, y se configura como un espacio diáfano, modulable. Un patio de entrada, con árboles plantados conectado por una cristalera con el salón de actos donde se celebró el evento

fundacion-botin-patio.jpg

Parece ser que la planta primera funciona como área de gestión de la fundación y sigue las mismas premisas que la planta baja. En resumen una zona perfectamente elegida, una entrada que con buen tiempo será muy agradable y un buen trabajo arquitectónico.

Más información | Fundación Botín, Fundación Integra, MVN Arquitectos
En Embelezzia | La Arquitectura de los sentidos de Jesús Castillo Oli en Pomar de Valdivia (Palencia)

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario